"Herencia de 5 generaciones"

Cómo conservar los pasteles en verano

A todos nos gusta terminar un buen menú con un toque dulce. Si has comprado tu tarta con anticipación, o si al final de la comida te ha sobrado un sabroso trozo, conservar los pasteles en verano es más fácil de lo que parece.

¿Necesitamos refrigeración?

Aunque sea una época calurosa, no todas las tartas necesitan obligatoriamente refrigeración. Si hemos comprado un rico pastel y nuestro postre no contiene lácteos o nata, aguantará bien durante cuatro o cinco horas a temperatura ambiente desde el momento que la has comprado en nuestro establecimiento (eso sí, que no le dé el sol directamente). Por ejemplo, escoge postres sin nata si compras el pastel y no vas a ir directo a casa.

Por lo contrario, si nuestra tarta contiene nata, lo ideal es mantenerla bajo cero hasta el momento de consumirla. Una o dos horas antes de consumirla, debemos dejar que se descongele a temperatura ambiente. En verano, ese tiempo es más que suficiente para que esté en su punto más sabroso.

Congelar los trozos de pastel que han sobrado

Además de las tartas y pasteles de nata, que como decíamos antes se mantienen bajo cero en nuestra tienda y así deben mantenerse hasta dos horas antes del momento de consumo, hay varios tipos de tartas que se pueden congelar tranquilamente y descongelar en el momento en que las queramos consumir.

Así podemos aprovechar los trozos de pastel que no se han consumido o podremos tener un postre preparado por si nos llega una visita imprevista a casa.

En cambio, hay otro tipo de pasteles que es mejor que no sean congelados. En nuestra tienda os asesoramos en la elección de la tarta que mejor se adapta a vuestros gustos y necesidades. Por ejemplo, tenemos tartas viajeras, ideales para llevar a distancias largas y que lleguen perfectas a la hora del postre.  Desde pasteles de zanahoria con almendras, hasta las refrescantes y ligeras tartas de frutas, uno de los pasteles de verano con más demanda.

¿Y si sobra pastel que ya hemos descongelado una vez? Entonces, no podemos volver a congelarlo, pero sí podemos guardarlo. En este caso, la nevera es nuestro mejor aliado. Hasta 48 horas podremos conservar nuestras tartas refrigeradas sin problemas para la salud.

En el caso de la nevera, un buen consejo es guardar los restos de pastel dentro de un recipiente hermético, así evitaremos que nuestro postre absorba los olores de los otros alimentos de la nevera.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*